|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías *

Pretextos

Solecismos

Solecismo es la falta de sintaxis y/o el error que se comete cuando se distorsiona la pronunciación de las palabras. En todos los pueblos se mantienen tanto solecismos como localismos. Se diferencian ambos en que los localismos pueden ser solecismos o bien términos propios bien asentados que no son la alteración de otra palabra. En las páginas web de varios pueblos se muestran incluso diccionarios con sus localismos. El famoso diccionario cheli de Madrid sería un ejemplo formal de divulgación de estos localismos.

Pienso que ambos no son ninguna riqueza y más que servir a la comunicación, la perjudican o la restringen.

En Madrona no es que se hable especialmente mal, pero sí he oído (y he pronunciado) algunos solecismos de los que aparecen en esta lista. No todo el mundo los utiliza y son más quienes hablan bien que los que hablamos mal.

Esta relación la he elaborado al vuelo, con los que de momento he recordado, pero seguro que cada cual podrá añadir otras tantas... por lo que esta relación queda en actualización permanente.

Solecismo o localismo
Término correcto
Observaciones

abullar

aullar

albarcas

abarcas

el DRAE lo recoge, pero remite a abarca

alcagüeses

cacahuetes

almadreñas

madreñas (asturianas o gallegas)

andrinicas

endrinas

arrecañar

recoger las espigas sueltas, tras la recogida de siega

atrojados

recluidos, almacenados

batiburrillo

baturrillo

bocanandas

boqueadas

bocanadas también existe pero aquí se empleaba relacionada con expiración

boche

hoyo

bote

hoyo, hondonada

puede tener otro significado; por ejemplo, utilizada para nombrar el paraje Bote del Calvario

botas cachuscas

botas katiuskas

bubilla

abubilla

cachapá

montón, gran cantidad ganada

en los juegos, cuando el ganador obtiene enorme recompensa

carteta

tapas de las cajas de cerillas

en los juegos de apuestas se utilizaban como moneda

cascajo

casquijo

cascajo existe también con un significado similar. Puede ser correcta.

cinas

hacinas

corujas

perifollos

corrusco

currusco o cuscurro

Costarnal

Cuesta Arnal

La que hay que subir por la N-110 para llegar a Fuentemilanos

choscar

chascar

desparramera

desparrame

destaladar o estaladar

limpiar una rama de su chasca

similar a destazar, respecto a las reses

encebadados

atiborrados

Fuente Ervilla

Fuente Albina

escaramonjos

escaramujos

espolicar

desvalijar, desplumar
término propio de los juegos cuando algún jugador se ha quedado sin nada para apostar

esvero

hervero (a veces herbario) de los rumiantes

equivalente a la glotis, en las personas

fínice

cínife

gamarza

alama

planta de la familia de las rutáceas

gua

hoyo

hinques

estacas afiladas que se clavaban en el césped con intención de desclavar o tumbar a la contraria en los juegos de las eras o de los prados

gardaveras

bardagueras

Ilma

Inma

abreviatura de Inmaculada

manea

apea

soga de unos 80 cms. De largo, con un palo en forma de muletilla en una punta y un ojal en la otra, que sirve para trabar o maniatar las caballerías.

mangarrias

colmenillas

tan exquisitas como díficiles de encontrar

manjoletas

majuelas

frutos del espino albar, o por marjoletos, frutos de un espino arbóreo de madera muy dura

minado

rebosante, enorme cantidad

mora

zarzamora

moral

morera

pergato (de fresno)

renuevo, brote

tallo de fresno que nace en su proximidad

picón

rincón o triángulo con el que empieza o acaba una finca

pielga

apea

aparece en un poema de El Tío Justo donde narra un suceso famoso

receba

trozo de césped que se ganaba en el juego de los hinques

 

repión

peonza

repioncha

perindola o perinola

robate

rebatiña

ronía

obsesión, insistencia

tajón
mesa donde se sacrifica al cerdo
en la tradición de la matanza

tenado

tinada

turco

rayuela

 

zaramago

jaramago

zocata

zoqueta

pieza de madera, a modo de guante, con que el segador resguarda de los cortes de la hoz los dedos meñique, anular y corazón de la mano izquierda

Otra costumbre no genuina de Madrona consiste en cortar palabras por mera comodidad, con la elusión de la d final seguida de vocal, por ejemplo. Así nombramos La Colá, por La Colada (Faja de terreno por donde pueden transitar los ganados para ir de unos a otros pastos, bien en campos libres, adehesados o eriales, bien en los de propiedad particular, después de levantadas las cosechas). Prao, sobrao, mojao, arrimao... aunque ahora se tiende a pronunciarlas de forma correcta.

Inicio de página