|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

   |  Parajes         

El Azafranal 1

Topónimo hermoso, desbordante de sugerencias y evocaciones, como la de una idílica imagen de personas atendiendo con esmero los campos de azafrán, mimándolos y finalmente cosechando con extrema delicadeza los estigmas que se destinarán sólo al deleite de la cocina y a la sanación en medicina.

Pero eso debió ser hace mucho tiempo, cuando en los campos de Madrona se cultivaban, además de todo tipo de cereales y leguminosas, también legumbres como el garbanzo, vides, azafrán…

El paraje El Azafranal abarca una amplia franja longitudinal, desde La Cabañuela hasta la pared de la cerca de El Sotillo, donde encontramos un camino que asciende por la lastra pegado a dicha pared, llamado Senda de Ceponillos (en el Catastro le han puesto Senda de Campanilla); a su vez, a El Azafranal lo cruza el camino del mismo nombre, que parte de la carretera SG-P-7211, que nosotros llamamos de La Losa. Lo delimita esta carretera en su parte Oeste, la antedicha pared por el Sur, el Camino de La Lastra (o de El Simarrón, aunque en el Catastro figura como Camino de La Losa), al Este y el antedicho paraje de La Cabañuela en su orientación Norte.

En cuanto a su uso, hoy está destinado al cultivo de cereales de secano y su suelo tiene todas las características de una lastra sobre roca caliza, roca que aflora a poco que se remueve la pequeña capa de tierra que la cubre. De hecho, de esta lastra también se ha obtenido abundante piedra destinada a la construcción. El último vecino que extrajo gran cantidad de esta piedra fue el Sr. Aurelio de la Puente, persona que por sus peculiaridades, entre las que siempre estuvieron su bondad y capacidad de sacrificio, figura en estas páginas, además de por ser el último artesano en la obtención de cal viva en el horno de Peñasgordas. El Sr. Aurelio, según testimonio de su hijo Pedro, extrajo muchos carros de piedra, entre ellos los que se destinaron a obras públicas de Madrona, como el frontón, el edificio del Concejo y otros. En consecuencia, debía ser piedra muy seleccionada para las mamposterías de los muros que, aunque no se dejaba vista, debía tener un tamaño mínimo y varias caras lisas.

Por lo que respecta al cultivo de azafrán no tenemos por el momento más referencias que este bonito topónimo, pero podemos disfrutar cuando lo recorremos del campo puro y de unas vistas amplias y hondas.

Imagen del SIGPAC.

Recorte del Catastro, en el que descubrimos nuevos nombres toponímicos.

Este camino, colindante con la cerca de El Sotillo, tiene nombre propio: Senda de Ceponillos. Ceponillos es un paraje en el la cima a la que lleva este camino. Parte desde la carretera de La Losa, SG-P-7211, y comparte un pequeño tramo con el del acceso a El Sotillo (fotografía del 18 de mayo de 2018).

Parcial de El Azafranal, en sentido del caserío de Madrona. En último plano, los Montones de Paja y Trigo y, a su derecha, la cárcel de Torredondo.
(Fotografía del 18 de mayo de 2018)

Suaves ondulaciones en El Azafranal, cuyos pliegues dejan adivinar la extracción de piedra caliza en su día. Foto del 27 de septiembre de 2020, y las que siguen también.

El camino tiene una pendiente suave y agradable y va abriendo extensiones a medida que se asciende.

El camino de El Azafranal, a la izquierda, se une al de El Simarrón en este punto, en el que merece la pena detenerse para apreciar los horizontes.

Este es el El Simarrón, que ha mejorada notablemente y se mantiene en este estado. Al fondo, los cerros de los Calocos.

Parajes
Inicio de página
sigue