|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

   |  Parajes         

Cuesta Arnal 1

La Cuesta Arnal es lo que dice su nombre: una cuesta. Respecto al segundo término, desconozco su origen y lo que designa, ya que no está recogido en el DRAE. Podría indicar un nombre propio, pero tampoco aparece en la documentación histórica consultada sobre Madrona.

A veces en Madrona, nosotros mismos, en nuestros hablares rápidos, lo cambiamos de género y lo unificamos en una sola palabra: el costarnal.

Para varias generaciones nos trae buenos recuerdos pero desde el aumento del tráfico ya no lo único que nos queda es evitarla a toda costa. Además de no circular de acuerdo con las señales y las limitaciones, lo que supone un peligro constante para peatones y ciclistas, el asfalto de su firme desprende un ruido infernal que hace que a los cinco minutos ya la quieras abandona. Una pena.

Con razón a esta carretera en Madrona siempre la hemos nombrado como La Pista. Bueno pues ahora lo es más que nunca.

Para muchos de mi edad, esa cuesta fue nuestro primer puerto de montaña. Aprender a andar en bici era como hacer un módulo, pero la titulación oficial te la daba el superar el TFG de la Cuesta Arnal. Y también bajarla a todo trapo sin hacer un recto... Eso te habilitaba ya para encarar empresas mayores.

Algo después, y por lo menos dos pandas de chicos, también nos familiarizamos, y mucho, con ella para ir a las fiestas de Fuentemilanos, pueblo que a finales de los 70 tenía un superávit importante de chicas, al contrario que Madrona, desequilibrado en sentido contrario. Fuentemilanos no tenía chicos ni para formar un equipo de fútbol (ni para echar un mus, decían algunos ...). Nunca lo tuvo. Sin embargo, por causas que todavía son un arcano, las chicas abundaban.

Debido a que el término de Madrona se acerca al caserío de Fuentemilanos, la cuesta está toda ella nuestro término municipal y aún le sobra un buen tramo. Sin embargo, sólo hay una parte positiva en este actual infierno: al diseñar esta carretera con este recorrido y prescindir del histórico Camino Real de Ávila, dejaron éste sin contaminar y ahora es una ruta muy disfrutable, ruta de la que ya se ha dado cuenta en esta web.

Inicio de la Cuesta Arnal, desde el Soto de Herreros. Esta imagen se obtiene desde la cresta del Raso del Soto.

A la derecha, parte del paraje Valdecazo.

Algunas fincas han sido reforestadas con fresnos.

Todo un acierto.


Subo la cuesta andando con tiempo de mirar y fijarme.

Si no fuera por el tráfico sería puro deleite.


Recuerdo perfectamente que en los años que transitábamos a menudo por esta cuesta, sólo existía una simple señal de curva peligrosa, puesta dos veces: una al inicio de la subida y la otra en el de la bajada.

Hoy hay decenas.

Por supuesto que voy con chaleco reflectante y casco de bici reflectante... aquí te la juegas con el tráfico.

Para obtener una imagen sin coches, hay que esperar lo suyo.


Montes de Escobar. Cuando me paro veo decenas de conejos que salen y echan a correr. Van más rápido que mi cámara.

Por supuesto la foto está hecha salvando la alambrada.


Todo este campo ahora está vallado.

En mi caso, también durante varios años en los que corté leña con mi padre, pasábamos por este paraje con el R 4-L, cargado de hachas, piedras de afilar, bebidas varias y fiambreras.

Íbamos a los montes de chaparros de Escobar, término que tiene varios montes.


Vista hacia Valdecazo. Se encuentra cierto reposo al ver un paisaje sin contaminación, a excepción de la línea telefónica.

Fauna

A pesar de la carretera y sus ruidos, dado que es un entorno con mucho monte, cerca de varios sotos... todavía se ven animales, aunque siempre muy alejados de la carretera, con la que ninguno de ellos quiere cuentas.

En los montes se ven muchos conejos, pero se esconden de inmediato.

Con este buitre negro yo creo que tuve cierta comunicación ese día. Estaba de espaldas pero aun así, decidí fotografiarlo, aplicando el teleobjetivo, porque se encontraba a gran distancia de la carretera.

 

El buitre, por lo que sea, parece enterado de mi intención y, con gesto complaciente, se vuelve como para posar. Pero no lo hago bien, como se aprecia en la imagen de la izquierda, en la que sale desenfocado, por lo cual decido repetir la toma.

El buitre, que parece saberlo, se vuelve nuevamente pero hacia el otro lado, como para colaborar, pero puede que un poco contrariado en este segundo intento, debido tal vez a mi tardanza en resolver... y es que el trabajo de posar tiene su carga también...

 

Sin embargo posa magistralmente con esa mirada y ese gesto; expresión que se presta a múltiples interpretaciones...


También a gran distancia de la carretera observo a estas tres cigüeñas en tierras del lado derecho, en sentido Ávila.

En un segundo plano, un rebaño de numerosas vacas pasta muy cerca del Camino Real de Ávila, paraje más tranquillo y bucólico que la N-110.

Parajes
Inicio de página
sigue