|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

   |  Parajes         

Fuente Blanca - La Rumbona 1

La Rumbona es nombre de casa de labor; Término y paraje. En Madrona cuando se menciona se alude al caserío y al cualquiera de sus partes; sin embargo en trances donde se requiere mayor precisión, para apuntar a otras partes de su territorio se emplean sus topónimos específicos: Los Berrales, Sotopalacios, Fuente Blanca, La Guadaña, Las Panaderas, La Serna... El topónimo La Rumbona consta en toda la infografía estatal actual y abarca un gran territorio, casi dos kilómetros, desde el caserío hacia Valverde.

Lo atraviesa de Este a Oeste el Camino de Madrona - La Rumbona - Valverde del Majano, y dista de Madrona unos 3,3 kilómetros por dicho camino, por el que se llega a Valverde, población que dista de este paraje unos 5,3 kilómetros. Salvo caminos y vías pecuarias, todo es de propiedad privada.

Sobrepasado el caserío, en dirección a dicho pueblo, dentro de su relieve en suave ascendente, contiene una meseta no cultivada que se eleva hasta los 949 metros de altitud. Asimismo cuenta con su respectivo complejo de naves cebaderos de ganado y sus correspondientes balsas de purines.

De otra parte, el paraje Fuente Blanca se asigna en el Catastro a la parcela 8 del polígono 20, con 473.433 metros cuadrados de superficie y a la parcela 14 del polígono 14, con 187.409 metros cuadrados; en total, 66,08 hectáreas. Se podría definir como un subparaje dentro del más amplio de La Rumbona, que a su vez engloba otros subparajes que circundan al de Fuente Blanca, como son los de El Pinarcillo, La Rinconada, La Serna, Las Praderas, Los Comunes... y otros que figuran en el Catastro.

Fuente Blanca es el nombre de un arroyo pero en Madrona también se designa para referirse al paraje que abarca el entorno circundante de dicha meseta. Este arroyo, al provenir de una fuente, se deduce que antaño tendría manantiales propios. Pero hogaño todo esto desaparece debido a las perforaciones y sondeos destinados al abastecimiento de las macro granjas de cerdos que, como todos sabemos, consumen enormes cantidades de agua.

El Arroyo de la Fuente Blanca, surge en Civilascos, discurre paralelo al Arroyo de la Tercera Cañada, que nace también en Civilascos, y paralelo asimismo con el Arroyo de la Cárcava, (cárcava significa hoya o zanja grande que suelen hacer las avenidas de agua y también zanja o foso) que en uno de sus tramos también hace de cotera natural con el término de Valverde del Majano. Los tres arroyos se unen muy tras sobrepasar el cebadero de cerdos y en el tramo que resta hasta unirse al Río Milanos, se nombra como Arroyo de la Cárcava. El punto de unión es en el paraje El Castillejo (entre La Vega y Los Cantos de Torredondo), y coincide, con tan solo unos metros de desfase, con el que viene del otro margen, procedente del término de Perogordo: el Arroyo del Valladar.

Nos referimos aquí al paraje Fuente Blanca como aquella superficie que la infografía oficial asigna al paraje La Rumbona, según vemos en los mapas.

Su principal característica en la actualidad es que todo este campo ha sido vallado, sólo queda el Camino de Valverde libre para transitar. Para quienes lo ven por primera vez, puede que estos cercados no signifiquen nada. Para quienes lo hemos conocido y transitado libre y abierto sí tiene muchos significados. Aún así, todavía se puede disfrutar en algunos puntos, como se intenta ofrecer aquí, de sus vistas y horizontes.

La fincas que integran tanto este paraje como sus comarcanos, están dedicadas en su totalidad a cultivos de cereal de secano y a dos macro granjas de cerdos con sus respectivas balsas de purines.

A pesar de todos los menoscabos antrópicos, como si se tratara de un capricho de la Naturaleza, emerge en el centro de este paraje un teso que asciende hasta los 949 metros, al que aun se puede acceder por un corto camino; una vez arriba nos brinda una atalaya majestuosa desde la que contemplar horizontes inabarcables en 360º. Un privilegio. Y su cima, en forma de meseta con alguna vegetación de retamas y carrascas, desprende un magnetismo que engancha. No voy a decir que sea mágico, no; se trata de una atracción natural.

La imágenes corresponden al día 10 de abril de 2021, en una mañana con una potente tormenta de movimientos y descargas imprevisibles, que me invitó, con gran aparato eléctrico, eólico, lumínico, sónico y acuático, a abandonar cuanto antes el lugar y dejar la complacencia y el embeleso para mejor ocasión; en consecuencia, apenas pude explayarme en las tomas, pero volveremos en tiempo calmo.

Infografía del InfoIGME

Infografía del SIGPAC

El río Milanos, que viene de atravesar sotos y bañar prados de fresnos, atraviesa con júbilo el puente de hormigón recién construido.

Y se aleja manteniendo sus aguas claras, limpias (nótese la arena de la ribera) y cantarinas, hacia Torredondo y Abadejos.

Pasado el río aparece lo que resta del Caserío de la Rumbona. Siempre entre vallas de espinos.

Sobrepasado el caserío, el teso atrae poderosamente; los tomillos, cuando los rozas, desprenden aromas puros y muy sensuales, porque te conectan el alma con sensaciones placenteras.

El teso no está repoblado y los chaparros se extienden pero a su ritmo y con los inconvenientes del pastoreo ramoneador, que interrumpe una repoblación natural.

Parajes
Inicio de página
sigue