|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

   |  Parajes         

El Lomillo

El Lomillo es otro de los parajes que te ofrece incomparablemente más de lo que te exige para acceder a él.

En realidad no exige nada; tan sólo un agradable paseo hasta El Soto (Soto de La Grajera, nuestro alma vegetal, nuestro corazón de clorofila...) y, antes de llegar al cruce con la ruidosa N-110 (ya sé, la N-110 no es ruidosa, pero da facilidades, porque lo es el incesante tráfico, fuera de norma en lo que se refiere a velocidad máxima, que soporta), tomar un camino a la izquierda en excelente estado por el que, culminando una leve rampa, te sitúas de lleno sobre una atalaya privilegiada en muchos sentidos: atmósfera, panorámicas... y horizontes, en los que se combina una variedad de colores y profundidades que, bien procesadas, pueden hacerte partícipe de una armonía sensitiva placentera y oxigenadora.

Todo eso.


Vista de El Lomillo desde el alto del Raso del Soto. Tras la carretera N-110, el Soto de Herreros. A continuación, El Lomillo. Tras él, El Soto de la Grajera y El Canalizo a la derecha y término de Escobar también hacia la derecha. Lastras de caliza y finalmente el Sistema Central, con la siluete de La Mujer Muerta en el centro.

Por esto, y algo más, es una de las rutas preferidas por caminantes, deportistas... incluso un año se eligió para desde él, observar con grandes telescopios algunas partes y componentes de nuestro sistema planetario. Fue una de las actividades de la Semana Cultural, creo que del año 2016. También atrae a una fauna diversa que parece tenerle apego a esta zona. Las imágenes que siguen pueden darnos alguna pista sobre los motivos. Las tomé el día 4 de julio de 2020.

Su nombre, como ocurre con muchos diminutivos, lo maltrata. No me gustan los diminutivos, no los encuentro ni la gracia ni la justificación. Puede que después de fijarnos en estas imágenes nos parezcan más acertados otros nombres. Cada cual que piense en el suyo.

Longitud del Camino del Lomillo: 1,12 km. desde su inicio en la SG-724.

Distancia total desde la Plaza de la Constitución hasta el final del camino: 2,46 km. (medido con la herramienta del SIGPAC).

Lo primero que nos recibe nada más coronar la rampa son los cerros de los tres Calocos. Más adelante hablamos de ellos.


El Caserío de Escobar, arquitectónicamente, no tiene nada de especial, pero sí lo tiene su lugar de emplazamiento, que ofrece desde múltiples lugares siempre imágenes bellas.


Silueta de La Mujer Muerta perfectamente recortada sobre fondo también azul.

En el centro ofrece esa gran abertura geológica, por donde discurre el Arroyo de la Cueva, donde se sitúa El Simarrón, que viene a dar al soto.


Este itinerario emite su magnetismo en todas las direcciones, incluida la aérea, por ello la eligen también los globos aerostáticos. Especialmente este día 4 de julio de 2020, los globos volaban por todo el contorno de Segovia.


La Cuesta Arnal, que también tendrá espacio propio en esta sección, también se alcanza desde El Lomillo.

Tres combinaciones vegetales en un espacio pequeño: monte, soto y cereales. (Y asfalto)


La catedral de Segovia tiene un punto de mira permanente con los términos de Madrona. Su omnipresencia mantiene una conexión visual a la que cada uno puede añadir lo que su mente o su alma le indique.


El término de Escobar es tan inmenso como su variedad orográfica y vegetal. Vemos el caserío a lo lejos y también nos ofrece una composición bucólica.

Se encuentra entre dos ríos: Herreros y Milanos.


Vista de Los Calocos desde el final del Camino del Lomillo. Todo el espacio visible que les antecede pertenece al término de Escobar.

Y el topónimo de esta primera parte es el de Cuaternal.

Los Calocos.

Los madronenses tenemos al menos dos conexiones con los tres cerros de Los Calocos, que pertenecen al término de El Espinar.

Una es la visual, por la que, de tanto verles y siempre de la misma manera, nos parecen más cercanos y familiares a pesar de que, en línea recta, del Caloco mayor nos separa una distancia de 17,68 km. (medido con https://www.mapsdirections.info).

Los tres cerros, El Caloco, con una altitud de 1.562 m.; El Caloco Mediano, con 1.432 y El Caloquillo, con 1.353 m., son visibles desde muchas partes de nuestros términos y, como continuación o proximidad al Sistema Central, conforman el horizonte paisajístico, físico y mental, de los madronenses.

La otra conexión no es tan bucólica, por cuanto se refiere a un tipo de tormentas que dejan constancia trágica de su paso. Desde pequeños hemos escuchado decir a los mayores que las tormentas más dañinas son las que se acercan desde Los Calocos. Afortunadamente son muy escasas las que vienen de allí, pero siempre se las ha temido, porque eran muy intensas y destructivas; con otra particularidad: llegan mucho más rápido que las que viene de otros puntos. Mayoritariamente suelen venir de poniente, por Bernuy, y, aunque no hay ninguna buena, no siempre resultan tan devastadoras. E incluso a veces pasan de largo sin descargar rayos y diablos, cosa que nunca sucede, según testimonian, con las que llegan desde Los Calocos.

No se cansa uno de tomar panorámicas. En esta imagen vemos una segunda abertura geológica, que es la de Escobar. Por esta abertura, afirman los arqueólogos, pasaron las piedras que procedentes de El Berrocal de Ortigosa del Monte, contiene el acueducto de Segovia.

En un segundo plano, tras lo cereales, está el paraje de El Canalizo, finca de La Dehesa Boyal de Madrona, pero es difícil diferenciarlo en esta imagen.

 

Parajes
Inicio de página
Lomillo 2