|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

   |  Parajes          

Montón de Paja

Los Montones de Paja y de Trigo aparecen constantemente en esta serie de parajes. Están ahí, sin imponerse, discretos, como callados pero con una presencia contundente. Son, como decimos ahora, dos iconos de nuestra geografía exterior que también han colonizado la interior. No concebimos aquí un Madrona sin ellos. Muchos menos un Torredondo, un Abadejos, un Perogordo... No los concebimos desposeídos de estos dos humildes cerros, que todo lo que les falta de espectacularidad lo derrochan en magnetismo.

Les adorna también su propia leyenda, pero ya consta en múltiples lugares, incluido el libro que tengo pendiente de edición Arcanos Ð Torredondo, donde consta otro prodigio colateral, también relacionado con las cosas de la codicia y la propiedad. Por ello aquí la dejamos descansar. Estos dos promontorios que no vienen a cuento y que divisamos desde cualquier punto de los términos de Madrona son de propiedad privada pero esta circunstancia no impide que les tengamos como propios y disfrutemos de ellos, porque así lo sentimos.

Para los de mi generación, y en ella incluyo varias pandas por delante y por detrás, son, además, como dos pilares que sustentan la memoria de cuanto hemos vivido en Torredondo, y continuamos viviendo cada vez que acudimos a él. En esta web aparecen ineludiblemente en casi todas sus secciones.

Es inevitable.

Madrona, como decimos, no se concibe sin este horizonte hacia el Norte. El de Paja, a la izquierda. El de Trigo, a la derecha.

El Montón de Paja ha conocido mejores tiempos, cuando los álamos negros colonizaban este entorno y lo sacaban de su mundo ensimismado y mineral para combinarlo con otro vegetal.

Se agradece a sus propietarios que hayan reanudado de su mano esta labor de reforestación, interrumpida por la peste, aun hoy sin resolver, de la grafiosis.

Vista desde la cima de su colega, el de Trigo, un mes de agosto de 2005.

Casa de Labor de Abadejos, a cobijo de su Montón de Paja (1 de agosto de 2005).

Y la torre de Avigase, en el polígono de Valverde, cuya presencia también es inevitable, aunque recuerde a ese intruso al que nadie ha invitado.

Otra vista desde el pie del otro montón, en el caserío de Torredondo, por tanto de su parte que da a mediodía.

(caserío en su acepción de conjunto de construcciones, no de población. Por si acaso).

Salida hacia la N-110, con paso obligado por la cárcel

(Adviértase la colonización del campo por esta diáspora de columnas y de postes eléctricos... la maldición que no cesa. Una peste peor que la de la grafiosis)

* * *

Parajes
Inicio de página
al Montón de Trigo