|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

   |  Parajes         

Valdecazo 1

Valdecazo es el último paraje de Madrona hacia el Oeste, y se extiende hasta las coteras de los términos de Fuentemilanos y de Bernuy de Palacios, a cuyo término alcanza este topónimo, y con el paraje El Abajuelo por abajo.

A Valdecazo se llega por el que es también el último camino que parte de la N-110 a la derecha, que a su vez atraviesa otro paraje comarcano: El Raso del Soto.

Se trata de una enorme extensión de tierra, que según me dice alguien que las ha trabajado con yuntas, son arenas hondas.

En cuanto al origen del nombre, efectivamente es un valle, y muy alto; concretamente a la altura del final de La Cuesta Arnal. Lo de cazo es difícil saberlo porque solecismo de caz no puede ser, en tanto que no hay ningún arroyo ni cacera a la vista. Mientras no tengamos otra noticia, lo dejamos como arcano.

La peculiaridades de este paraje, como corresponde a todos los altos, son las vistas que ofrece por doquier. Asimismo ofrece un paseo muy agradable por el camino. En cuanto a su acceso, la parte negativa la pone la N-110, por la que hay que pasar en su tramo de Herreros hasta la Cuesta Arnal, pero aún así bien merece la pena.

El camino de Valdecazo es bonito, agradable, suave, tranquilo... y lo va a ser más en cuanto los fresnos, que de forma natural colonizan los espacios laterales, crezcan y den sombra, que es lo que se echa en falta en todos los caminos de nuestro término.

Al siguiente tramo del camino los fresnos no han llegado aún... pero llegarán si continúa la ausencia de rebaños.

Como se aprecia, se trata de un ascenso suave, más incluso que el de su colateral N-110.


Cuando se alcanza el alto ya empezamos a lanzar la vista hacia extensiones también alcanzables desde El Lomillo, por ejemplo, o desde El Raso del Soto... pero es desde Valdecazo donde se alcanza la máxima altitud y, en consecuencia, la máxima hondura.

En el centro y mitad de la imagen, el serenísimo y atractivo caserío de Escobar. Nunca un caserío con nombre tan común alcanzó una ubicación tan sugerente y bella desde todos los ángulos posibles, algo en lo que gana al Palacio de Riofrío.

Esta es la mira hacia Los Calocos.

Vemos la terminación de La Cuesta Arnal en el centro, y esto nos da la medida de la altitud de este camino.

Habrá que volver otro día en el que la atmósfera no lleve arena del desierto, para obtener lo colores y profundidades que corresponden.


En esta toma, orientada hacia Torredondo, comprobamos la gran extensión de este paraje, que incluso comprende, creo, parte del término de Bernuy de Palacios.

Esta es otra hondura de un horizonte, en este caso hacia Torredondo y la ciudad de Segovia.

Aquí ya no se encuentra caliza. Y sí las piedras silíceas, casi intratables, que no admiten ningún tipo de labor.

En la parte de la derecha, podemos distinguir, a pesar de la calima, la torre de la catedral de Segovia, a la izquierda de la última encina. También los Cerros del Trigo y Paja.

Parajes
Inicio de página
sigue