|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

  |  Rutas Sentimentales         

Rutas Sentimentales es la evasión que el alma suscita en nuestra mente para hacerse entender con los anhelos del corazón. Y en los territorios inexplorados de ese triángulo escaleno es donde nace y se expande el aliento que nos empuja a vivir.

Tres dimensiones salvajes de un sistema planetario expandido hacia adentro al que sólo puede llegar la sonda de la emoción pura; tres coordenadas cuyas combinaciones nos pueden elevar, hundir, transformar, enloquecer, perder, renacer…

Quienes nacimos en este pueblo tenemos localizados en la geografía de este triángulo, en la misma médula, parajes y nombres que para muchos de nosotros siguen siendo el centro de un laberinto de conversaciones siempre distintas.

Como en una terapia, los motivos son inagotables y a cada cual le dolerá o le salvará el suyo: las trincheras y los búnker de Peñasgordas como huellas de nuestra locura civil, el disparate más atroz, aun sin reparar, de nuestra historia reciente; el misterio que envuelve los oteros: el Montón de Trigo y el Montón de Paja; la transposición de tiempos y aventuras que con tanta facilidad explora nuestra imaginación: El Rastrillo; el desconocimiento inconformista que adivina lo que está por descubrir: El Simarrón, la Sima, su agua y sus catedrales de estalagmitas y estalactitas.... ; la capacidad de ensoñación que empleamos para añadir un poco de belleza a ciertos nombres: Civilascos, Cañada Lobera, Soto Palacios, Saltadero de Lobos....; o a ciertos sitios: El Simarrón, El Hocino....; o a ciertos descubrimientos: los guateques, la música…

Ancha es Castilla.

...árboles para la vida....


Rutas Sentimentales

La Sima

Peñasgordas

El Simarrón

El Hocino

Los Guateques

El Rastrillo. Abierto de sol a sol

El Soportal

Los Cerros de la Paja y el Trigo

El Soto, nuestro alma vegetal

La Caja de las Fotos

Las bicis

Bandas sonoras

Paletos

 

La mayor fiesta

 

Las edades difíciles

 

Amaverde...aMadrona... árboles para la vida...

 

El Puente Matamujeres

 

Nacionalismos

 

Nacionalismos II

 

La eras

 

Los buenos pastores

...árboles para la vida....

Hornacina

I

D. Faustino Ayuso. Semblanza de un hombre extraordinario

II

D. Justo Matías, personaje de nuestra historia

III

D. Antonio Bravo, artesano de herramientas

IV

D. Aurelio de la Puente, homenaje a un hombre y a una vida

V

Un árbol del soto

VI

Los Sánchez-Álvaro

VII

D. Eleuterio Ayuso

VIII

D. Mariano Heras y D. Andrés Barba

IX

Santas Madronas

X

D. Anselmo de la Calle Orejudo

XI

Hombres Buenos, valientes y audaces, de 1491 y 1606

XII

Hombres Buenos, e inteligentes, de 1865

XIII

Lección inédita de cultura, por la Corporación Municipal de 1905

  |  Anecdotario        

Síntesis
Enlace
     
31
- Una crónica de celebración del 20 aniversario de ___Cuaderno Ð Madrona__ - Modelos referenciales
30
- Un sofocón y castigo muda a recompensa por la magia de un bar; como en el cine. - Bares y películas de la vida
29
- Sobre leyendas y latifundios - Inevitable Conde de Puñonrostro
28
- Contrata con Patrimonio Nacional y sus derivados. - Las maderas de Isabel de Farnesio
27
- Quien carretea, vuelca. Si los caminos hablaran... - Peajes por conversaciones y silencios
26
- Primitivo de Miguelsanz Marinas, una historia de superación - Contra viento y marea
25
- Una revolución por otros medios - Aves reforestadoras
24
- Interacciones con los animales en el mundo agrario anterior a la mecanización - Nobleza obliga
23
- Supervivientes al borde del linchamiento y supervivientes abroncados de madrugada - Dos episodios con los primeros coches de una generación
22
- Episodio en la Cuesta Arnal que se ventila en casa - Decepción y tristeza
21
- Enigmas en torno a una mula muy particular - Adón tranquilo y sus rosquillas a salvo
20
- Algunas vivencias de las gentes de Madrona con gallegos - De gallegos
19
- Sobre el Juzgado de Paz de Madrona con alguna anécdota - Juicio al Conde de Velarde
18
- Teatros en el Palacio de Riofrío... con actores de Madrona. - Aníbal y su desencuentro con la historia de Europa
17
- Unos episodios recordados en Madrona con mucha alegría, por varios motivos - Actores extra de grandes películas
16
- Rememoración de uno de los ítems más importantes en la vida de un infante (en los 60) - Bicis precursoras
15
- Crónica de dos actividades desaparecidas: el deporte de pelota mano y la captura de gatos - Gato por gato
14
- Dos episodios con explosiones y metralla, también sin sangre, en El Simarrón - Amianto y munición fuera de control
13
- Dos episodios con armas de fuego, pero sin sangre, en Torredondo - Pólvora, en lugar de sandías, en Torredondo
12
- Pequeña odisea en el espacio, los ovnis se arregostan con Madrona - Ovnis en acción
11
- Estudiantes en Super-Cil hacia el instituto - Carlines zuda y Abel se ausenta
10
- Cualquiera puede tener dudas en un momento dado... - Perico y la granja familiar
9
- Malos tragos... y malos golpes - Ernesto apuesta
8
- A todo el mundo le pasan cosas, sin buscarlas - Agradecimientos
7
- Supervivencia, vida y cotidianidad con Cipriano Sancho Bernardo - Cuatro pasajes, con uno que se revela sólo aquí, en El Soportal
6
- Muerte y dolor en Los Ángeles de San Rafael en 1969 - Tragedia y supervivencia. Lecciones de vida.
5
- Tres anécdotas relacionadas con el mundo de los pastores - Bonifacio Arribas y el mundo lanar
4
- Relámpagos sobre motores - Ruedas y centellas
3
- Temblor en El Soto, temblor en el caserío de Madrona - Bombarderos sobre Madrona
2
- El Tío Navarro, de Torredondo, personaje inabarcable. - Los segadores gallegos y la fauna local
1
- Dos episodios, de los incontables que debió tener, La Tía Bernarda. - La camisa en la cornisa y Argentina para el Tío Zurdo

Presentación

Durante las frecuentes tertulias mantenidas con mis padres sobre su tema preferido, las gentes de Madrona con sus peculiaridades, con sus afanes por salir adelante, con su interacción social en un lugar pequeño, abarcable, mantenido todavía a una escala humana, aparecía, como brotado de las entrañas de una montaña, un torrente de anécdotas y conocimientos de los que debí tomar buena nota... pero no lo hice. En aquellos momentos no fui consciente de que se trata de un manantial provisional del que no podrás beber siempre, porque un día está y al otro desaparece, con lo que al final descubres que te has quedado aun con mucha sed de un agua que sólo pasa una vez. Y mira que nos insistían en clase de filosofía, cuyo curso siempre se iniciaba con los presocráticos Heráclito y Parménides. Pero en estas tertulias uno se sentía más Parménides, teórico de lo estático y unívoco de la existencia, que Heráclito, maestro de la teoría del cambio constante, de la relatividad, la oscilación y levedad del devenir de las cosas, regido todo ello por una Ley Natural. Esta dicotomía tan sencilla nos dio mucho juego tanto en los exámenes como en las las noches filosofales de las tertulias veraniegas, pero me faltó aplicarlo a la vida real.

Cuando confeccionaba la Memoria de las calles y los nombres para la página El Soportal, he lamentado profundamente las consecuencias de mi falta de previsión, aunque alguna, de las infinitas que escuché, he podido rescatar de entre las brumas de la memoria.

También me percaté de que existe una especie de cultura y sabiduría utilizadas por nuestros mayores que consiste en no contarte cualquier cosa en cualquier momento. Sin ningún esfuerzo por la contención, guardan en secreto el conocimiento de sucesos y no lo transmiten hasta comprobar que los destinatarios están preparados para recibirlos adecuadamente, por lo que muchos relatos se pierden al no darse esta condición.

De otra parte, aunque en los pueblos pequeños todo se sabe, hasta el punto de que, como en Macondo, algunos sucesos se saben incluso antes de que ocurran, distinguen bien entre las anécdotas que se pueden compartir en sociedad, de las que exclusivamente pertenecen al ámbito de lo reservado y, por tanto, rigen sobre su transmisión los principios de cautela y discrección, aunque compartan con las demás el ser de conocimiento general. Y esto no se debe a la Ley de protección de datos, norma reciente, sino a esa sabiduría que acompaña el proceder de las personas sensatas.

Algunas de las que se ofrecen en esta relación, como las cuatro primeras, son de conocimiento popular, pertenecen a la tradición oral de la sociedad de Madrona y la única pretensión es la de fijarlas a un texto escrito, sin manipular en ningún sentido, ni desvirtuar, aquello que me fue transmitido.

Fernando AYUSO CAÑAS. diciembre 2018

 

...árboles para la vida....