|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías *

Semana Cultural 2019. Sábado 27 de julio

Marcha a paso pastor. Organizada por Carlos y Elías. Edición 21ª: In memoriam Luis Sánchez Bravo

Este año de 2019 se cumplen cuarenta años de una muerte que consternó a toda la vecindad, por varios motivos. El primero por tratarse de una persona muy apreciada en el pueblo, Luis Sánchez Bravo, Luis El Paisa; también por su edad: tenía 63 años, joven incluso para esa época; y también por tratarse de una muerte evitable, ya que se debió a un accidente con una máquina.

Por ello esta marcha se inició con la dedicación a su memoria, sin que en el momento de su anuncio nadie pudiera adivinar que pronto nos sacudiría el acontecimiento de otra muerte muy similar en cuanto a inoportunidad y persona, ocurrida tan sólo dos horas después de acabada la marcha, y que también inundaría el pueblo de tristeza.

Se trata Olegarío Martínez Zurdo, que en esta mañana del día 27 realizó sus tareas rutinarias sin ninguna variación hasta que, sentado en su casa, sufrió un infarto definitivo, sin aviso ni segunda oportunidad. Aún así, por la placidez que transmitía su rostro recién inerte, pensamos que todo le sobrevino en un solo instante, sin sufrimiento.

No puedo eludir su mención en este reportaje y lo dedico, de forma muy especial, a su gratísimo recuerdo.

Encuentro cordial en la Plaza con el ritual del aguardiente para los participantes, por gentileza de Adela López García.

Mi hermana Inés, esposa de Olegario, la de la camisa naranja, también acostumbra a participar en esta grata actividad.


El segundo acto del ritual consiste en la lectura ante los asistentes, por parte de Carlos Bernardo Fuentes, de los textos que prepara para esta actividad, que él mismo organiza junto con Elías Sánchez Álvaro.

 

En su alocución se refirió al rememorado Luis Sánchez Bravo. En El Soportal tengo una hornacina dedicada a la familia de los Sánchez Álvaro, donde se puede leer una semblanza de este hombre.

Está aquí: http://elsoportal.avmadrona.com/horn6SanchezAlvaro.htm.

Nos detenemos en la ribera del Río Frío para comentar el incendio que este mes de julio atemorizó a los vecinos, debido a que la gran acumulación de pasto y maleza, actuó como si se tratara de pólvora.


El Camino de la Lastra tiene muchos atractivos, entre ellos el de que ahora es una cuesta suave, amable, que al no exigir al caminante un esfuerzo excesivo, le deja tiempo para contemplar los inmensos horizontes que se divisan por doquier.


Nada que ver este camino, producto de la concentración parcelaria, con el que tuvo que tratar Luis El Paisa, con curvas, desniveles, roderas profundas, torrenteras y lajas de piedra caliza que afloran de inmediato a poco que se hurgue en la capa superior.

Cuando transitamos por él intuimos, sentimos y sabemos que bajo las enormes bóvedas de caliza que sostienen esta lastra, laten mundos de cavernas milenarias por las que corre el agua eculpiendo, a su paso, las calizas que la envuelven. Todo en silencio y oscuridad. Algo imposible de contemplar hasta que no se haga la luz.


Este es uno de los horizontes más gratos y su contemplación siempre nos deleita.

No he querido suprimir la franja del pasto seco, para que nos hagamos una idea del peligro latente que nos cerca respecto a la posibilidad de un incendio.

Hablaba hace poco en este Soportal, en Rutas Sentimentales, del beneficio de los rebaños de ovejas con relación a este asunto.

En Madrona ya no queda un solo rebaño.


Inicio de página