|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías * Genealogías * Calles * Parajes *

Semana Cultural 2022. Del 23 al 30 de julio

Visita a la finca Las Margas

Para la tarde del día 27 de julio la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos llevó a cabo la actividad programada que consistía en una visita guiada por el complejo hostelero Las Margas.

Las Margas es el nombre actual de lo que muchos conocemos, y así consta aún en los registros oficiales, como El Sotillo.

La convocatoria tuvo una respuesta que tal vez excedió las expectativas de la organización, por cuanto nos reunimos unas 72 personas entre grandes y pequeños. Aún así, no hubo ninguna situación que se escapara del orden y la tranquilidad. Se debe a la buena organización.

Se inició la visita con una breve exposición por parte de Nando (Fernando Otero Bernardo), miembro de la Junta Directiva, sobre los orígenes del caserío (aparece ya en los documentos que relatan hechos del año 1450, época en la que Enrique IV de Castilla tenía su corte en Segovia, con su valido y poderoso Diego Árias Dávila, Digarias el Viejo, propietario de enormes territorios entre los que se incluía Madrona y sus todos sus términos, anejos y casas de labor) y su actividad hasta que en el 2009 fue adquirido por la familia originaria de Fuentemilanos, REQUES SÁNCHEZ.

La transformación de este lugar desde esa fecha ha sido rápida e intensa y, a mi juicio, inteligente y muy acertada. No basta con emplear mucho dinero. El buen gusto lo es todo.

Nuestro anfitrión, Napoleón Reques Sánchez, con extraordinaria amabilidad y paciencia nos aportó algunos datos muy interesantes, entre otros, el de la existencia de vestigios de la época romana al lado del Arroyo de la Cueva, aunque en su casi totalidad permanecen enterrados. Otra curiosidad histórica es la del uso, en época medieval, de la actual carretera de La Losa por parte de la realeza de Segovia para trasladarse a distintos enclaves de la actual provincia de Madrid. Si a esto añadimos la más que probable vía romana para el abastecimiento de piedra destinada al acueducto y procedente de El Berrocal de Ortigosa del Monte, tenemos una vía que algún día habrá que poner en valor.

Otra explicación fue la del nombre Las Margas para un enclave tan antiguo como éste. Se debe a una cuestión práctica. Dado que esta finca fueadquirida para destinarlo a negocio hostelero, el topónimo de El Sotillo en Segovia siempre aparece referido a instalaciones y parajes del término de La Lastrilla. Para evitar esta superposición de nombres y sus enredos, se decidieron por este topónimo geológico.

Marga es un tipo de roca sedimentaria compuesta principalmente de calcita (entre un 35% y un 65%) y arcillas (en idénticas y variables proporciones), con predominio, por lo general, de la calcita, la cual le confiere un color blanquecino con tonos que pueden variar bastante de acuerdo con las distintas proporciones de sus minerales principales.

Tras esta breve y práctica exposición, que todos pudimos escuchar a la sombra, se inició una visita por todas las instalaciones del antiguo edificio del caserío, restaurado con total respeto a la idea original y mejorado sin menoscabo de esta presencia y estilos originales.

A continuación se nos ofreció un refresco que fue muy bien recibido por parte de todos.

Después, Carlos Bernardo Fuentes añadió el componente humano tanto del antiguo caserío de El Sotillo como de la casa de labor de Escobar de Tardajos. Estas dos poblaciones estuvieron habitadas por familias de Madrona hasta el año 1958 aprox. En Escobar llegaron a convivir varias decenas de personas. Se trata de familias de colonos que, en régimen de aparcería, explotaban los recursos agrarios de estos términos que suman una gran extensión. Dado que se trataba de familias diligentes, austeras y trabajadoras y de otra parte tenían un contrato no abusivo por parte del propietario, estas familias tuvieron éxito y una existencia sin carencias a pesar de los tiempos tan difíciles de postguerra. Se trata de varias familias Bernardo en el caso de Escobar y, en el caso de El Sotillo, de los Pastor y los Cañas. Como dato curioso, son precisamente los mellizos Carlos y Jose, los últimos nacimientos que registró Escobar.

Como remate a la visita, bajamos por una escalera muy fotogénica que sirve para el lucimiento, en los casos de bodas cuyo banquete tiene lugar aquí, de los novios, invitados y comitivas. Por esta escalera, tupida de vegetación, se baja a otro escenario, de los varios que se ofrecen, para la celebración de la boda en un entorno natural de gran belleza.

Aunque ya hubo varias muestras de agradecimiento y ovaciones a la familia Reques Sánchez, desde aquí se reiteran. Creo que, al margen de cualquier componente comercial, estas visitas mantienen, aumentan y consolidan los vínculos de las familias de Madrona con este lugar tan emblemático para muchas familias. Nunca con los propietarios anteriores se dio, ni por asomo, oportunidades como éstas. Lo digo en plural porque ya cuando estaba en obras hicimos un itinerario similar.

Muchas gracias a todos los que han hecho posible esta visita.

Entrada a Las Margas. Al fondo, Soto de La Grajera.

El entorno se ha llenado de verde, pero de un verde que da frescor.

Napoleón Reques Sánchez en un momento de su exposición.

Napoleón identificó ese afloramiento de roca caliza como marga.
En Madrona siempre se han referido a estos afloramientos, que hay muchos, como lajas. No lanchas, porque éstas son más estrechas.

Imagen parcial de los asistentes durante la explicación.

La cubierta motorizada de cristal del patio central es otra de las muchas mejoras que sucesivamente se aplican.

Inicio de página
sigue