|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías *

Notas sobre la arquitectura

Dejando aparte construcciones como la iglesia o la ermita, las viviendas guardan aquí las mismas características a las de la meseta castellana y no a las de los pueblos limítrofes de la inmediata sierra.

Al contar con un término rico en bancales de piedra caliza, de la que hasta no hace mucho ha sido suministradora para obras de arte de la ciudad de Segovia, ésta es utilizada para levantar gruesas paredes de mampostería y también, aunque tal vez en mínima medida, de sillarejo.

Son de destacar las fachadas de mampostería con ladrillo fino y macizo, estando los paños de mampuesto recibidos con argamasa de cal y arena. Las entradas principales cuentan con dintel soportado por jambas del mismo estilo de ladrillo. Asimismo, las ventanas están orladas con improntas en consonancia con las portadas. Las cubiertas, soportadas por armazón de madera (correas, tirantes, pendolones, pares, tornapuntas, ábacos, etc.) son de teja vieja árabe sin teja cobija y acaban sobre cornisas de ladrillo que juegan con distintas colocaciones, o bien son aleros a base de estribos de madera y, en ocasiones, también con jabalcones. El fin de este voladizo es proteger la fachada de la lluvia, nieve, agua, etc., y también el de resaltar la propia cubierta. En la actualidad se imita este conjunto con canecillos de hormigón. Otros elementos ornamentales muy frecuentes en las fachadas son los esgrafiados que, con distintos motivos (florales o geométricos), ponen de manifiesto el esmero y la artesanía de una forma de construir no muy frecuentada después. Tienen estas casas, las mejores de su época, sus ventanas enrejadas con verjas de auténtica y sobria forja.

En la parte interior también es frecuente encontrar gruesos muros con entramado de madera y otras características que, debido a los cambios que ha experimentado la actividad agrícola, se han transformado completamente. Aunque de forma resumida, vemos así que los materiales empleados son los propios de la tierra: piedra caliza, maderas, cal y ladrillo rústico y macizo. Se pretendía con ello conseguir una temperatura interior a salvo de los extremos climatológicos y también y muy importante, no renunciar en el exterior a una belleza siempre en armonía con el entorno.

...árboles para la vida...

 Una visión ¿romántica? de la Plaza de la Constitución

Ante la anunciada reforma de la plaza más significativa todavía hay quien, sin haber nacido en este pueblo, sabe extraer del actual estado de este espacio público, condiciones para su transformación en un modelo que combina perfectamente lo práctico, la belleza y la complementariedad con el entorno en el que está integrado.

DibuplazaBB.jpg (43592 bytes)

Juan Calvo García, licenciado en Geografía e Historia Contemporánea, segoviano que ama profundamente todas las manifestaciones culturales de su tierra y estudioso de sus peculiaridades, ha realizado varios trabajos de investigación sobre nuestros usos y costumbres. Entre estos se encuentra uno sobre los frontones o juegos de pelota de nuestra provincia y, aunque reside en Granada, se ha enterado por El Adelantado de Segovia de la anunciada y consensuada demolición del frontón de Madrona, que dará paso a una nueva plaza al estilo de nuestras tradicionales plazas mayores.

Antes de que esto ocurra no ha podido evitar componer un boceto que expresa una idea, tal vez romántica, de lo que podría llegar a ser esta plaza sin renunciar al frontón. Se trataría de reconvertirla (sic) "en una especie de auditorio con zonas ajardinadas, decorando, sobre un revoco de color ocre (tipo piedra caliza de los alrededores) las paredes del frontón con motivos románticos en consonancia con los de la iglesia del pueblo".

Desconocemos todavía cómo será el resultado final de la remodelación que se va a realizar pero, ya nos conformaríamos con que éste al menos igualara el del boceto que no envía Juan Calvo en esos tres factores esenciales e irrenunciables: utilidad, belleza y armonía con el entorno.

El alcance de estos tres elementos no se producirá si no se eliminan por completo esas mangueras negras que penden sobres nuestras cabezas con miles de voltios y, a su vez, si no se dota a este espacio con la vegetación apropiada: árboles que den sombra a unos asientos pensados para compartir las tradicionales tertulias que desde hace ya muchos años tienen lugar en la llamada piedra filosofal. (Gracias a Juan Calvo por su interés, allí, desde tan lejos).(El periódico publicó una fotografía del boceto, aunque sesgada o, más bien segada, ya que le falta la parte superior).

...árboles para la vida...

Arquitectura hoy: hacia la recuperación de una identidad

Hablar de la arquitectura que de forma mayoritaria se da en la actualidad es hablar de confusión, de desarraigo, complejidad, discordia… En primer lugar, la ausencia de una legislación orientadora y clara pero severa a la vez y el incumplimiento sistemático e impune de la existente, ha facilitado un caos de imposible rectificación. La dispersión y mezcla de construcciones de distintos usos -agrícolas, industriales, ganaderos, almacenes, …- de estilos, alturas, colores y estéticas dispares y aun contrarias, han quebrado cualquier posibilidad de que la ordenación urbana que desde hace tiempo se pretende se pueda hacer realidad.

Por otra parte, el empleo abusivo de materiales impropios, no adecuados si se quiere conseguir una cierta homogeneidad, como son los cementos grises o negros, ladrillos de ínfima calidad y lánguida presencia para vistos, tejas de hormigón, pizarras, prefabricados, etc. La idea de la máxima rentabilidad a menos coste, la urgencia de las prisas, el casetismo, las omnipresentes uralitas, el chaletismo entendido como simple imitación de estilos ajenos (a veces de teleserie), las distorsiones y caprichosas alturas, la contrariedad de las fachadas de los edificios y un sinfín de despropósitos añadidos, han terminado por estrangular el paisaje y la armonía del entorno que se supone corresponde a este lugar.

PROSPERIDAD Y VIVIENDA

La prosperidad económica que se ha traducido en nuevas construcciones ha desperdiciado la ocasión de reproducir nuestra arquitectura tradicional en la parte exterior de las edificaciones que, con los medios de que se dispone en la actualidad, es aun más sencillo y a veces también más barato. Pero, salvo excepciones, a veces los dueños a través de sus inmuebles parecen decir esto es mío y hago lo que se me pone…. Un mal general que no afecta sólo a este pueblo y que se extiende por toda la provincia, salvo en lugares especialmente protegidos.

También se encuentran excepciones, como decimos, excepciones que afortunadamente van siendo cada vez más numerosas por parte de personas conscientes de este problema. En la mayoría de las últimas construcciones de viviendas, se observa en las partes exteriores un mayor empleo de la piedra del lugar, del cemento blanco con ladrillo rústico, de la madera y de aquellos elementos que armonizan y concuerdan con la arquitectura según se describió anteriormente. La iniciativa corresponde a los propios particulares aunque se deja notar, siquiera sea levemente, que la legislación municipal al respecto está presionando para intentar poner un poco de orden en este maremagnum. La normativa sobre esta importante actividad, que por su transcendencia social debe estar por encima del capricho y la propia voluntad de los propietarios, no debe perseguir la uniformidad y la monotonía, que sería el otro extremo, sino la armonización.

Se trata de conseguir que los edificios no sean hostiles entre sí, ni a su entorno ni a la propia lógica. Se trata de conseguir una arquitectura ecológica. Jugar con las formas, colores y elementos como se juega a cualquier otro juego: respetando sus reglas. Se trata, en definitiva, de conseguir no sentir la necesidad de admirar las postales y fotos que mandamos a los amigos de los lugares que visitamos en vacaciones porque sencillamente nosotros tratamos de conseguir y proteger la misma belleza.

Por sus obras les conoceréis: la arquitectura es huella e interpretación.

...árboles para la vida...