|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías *

Tirando a dar 2

Un pueblo sin plaza

La Plaza de la Constitución es la principal de este lugar, es su plaza Mayor por sobrados motivos: aquí está el edificio del Ayuntamiento, el salón de baile, la iglesia, la carretera, etc., etc. A pesar de todo ello nunca ha contado con la fisonomía que en teoría y práctica corresponde por derecho propio a una plaza de tal calibre, y ni siquiera guarda parecido con las tradicionales y típicas de las que todos los pueblos y barrios disfrutan. Esta plaza, por el contrario, está dominada por un gran frontón ya anacrónico, desfasado e inservible par practicar un juego al que aquí se le ha tenido siempre alguna afición.

Además de este babilónico estorbo, del que sí se podrían aprovechar bien sus piedras calizas, el suelo de esta plaza se encuentra a diferentes niveles en los que hay rampas, escalones, poyatos, y otros accidentes que la desfiguran, la hacen poco práctica, contribuyen el desorden del tráfico e impiden la utilidad de este espacio.

Es una plaza que, a pesar de haber sido utilizada para los servicios más dispares, no se ha realizado en el pasado ninguna inversión seria y ya hace tiempo que por sí misma reclama una buena remodelación acorde con el uso que de ella se espera. Una plaza Mayor es, ante todo, el lugar más representativo de cada pueblo, ciudad o barrio; el sitio más mimado, espacio de encuentro y reunión, enclave estratégico para miles de comandas y quehaceres y, más que nada, un lugar acogedor en el que el simple estar debe ser ya un placer.

Así pues, no estaría nada mal que, por una vez y para no seguir la costumbre, llegado el momento de la elaboración del proyecto, se contaran también con los propios vecinos para que éstos aportaran ideas sobre la ubicación de los elementos principales que configuran una plaza como dios manda: fuentes, árboles, asientos, farolas, distribución de espacios y sus aplicaciones, etc.

Porque de lo que no cabe duda es que este pueblo también tiene derecho a contar con una plaza digna y cuanto más bonita mejor. Algo que siempre hemos echado de menos y que no admite más demora.

(Lunes 27 de febrero de 1989. Dos fotos del estado calamitoso en el que se encuentra nuestra plaza).

...árboles para la vida...

El futuro parque, un proyecto que se añeja

Lo que hace varios años iba a convertirse en una gran zona verde con una pista deportiva y un campo de fútbol, en estos momentos es sólo una alambrada, una fuente y poco más. Sin embargo, el fracaso más rotundo de este proyecto ha sido sólo uno: la plantación de árboles. Porque de una masiva repoblación, que se hizo en marzo de 1986 con la colaboración económica y personal de todo el vecindario, sólo han quedado uno o dos ejemplares y aun éstos mal conservados. Las causas son dos. Primera: la inadecuada elección de las especies para este tipo de terreno y, segunda: la falta de la organización para prestar los cuidados posteriores, fundamentalmente el de los riegos.

La reordenación de este gran espacio recuperado es un objetivo primordial desde hace más de cinco años por su gran importancia, que sigue aun pendiente de una adecuada y masiva plantación de árboles, además, claro está, de la construcción de una pista deportiva –que podría ser también frontón- y el campo de fútbol. Los árboles, que son los que menos cuestan de todo el proyecto, son los que no deberían faltar. La responsabilidad es del Ayuntamiento de Segovia, que debe costear el proyecto y encargar a su personal de plantilla el mantenimiento, pero también la Junta de Vecinos debe gestionar y llevar a cabo este proyecto que ya se están añejando. Y este es un hecho de especial gravedad, ya que se puede estar desaprovechando ocasiones cuando existen instituciones como la Diputación y el ICONA que podrían colaborar en el adecentamiento de los terrenos y en la plantación, respectivamente.

(28 de febrero de 1989. Una foto grande del estado de la zona).

...árboles para la vida...

Como todos los años, nuevo incendio en El Hocino

La zona de El Hocino, que se encuentra cerca del pueblo en dirección a Segovia por la antigua carretera N-110, posee un especial valor paisajístico y ecológico por múltiples motivos. Los principales son la cercanía al monte y reserva ecológica de Riofrío; su orografía accidentada le sirve de protección a múltiples aves y otros animales y, sobre todo, porque se halla en una incipiente pero firme autorepoblación, una tarea hercúlea digan de toda consideración y cuidado. Poco a poco, las manchas verdes sobre el fondo grisáceo del pedernal se van ensanchando y se van modificando las condiciones de vida, el hábitat.

Bien, pues en esta zona es raro el año que no se registra algún incendio en el valle que serpentea la carretera, en el que, con mucha fatiga, intentan sobrevivir fresnos y álamos enredados en una lucha que van perdiendo un poco cada año.

Este año se ha vuelto a repetir el incendio –es como una suscripción que tiene hecha anualmente con este monte-, y, como siempre, no existe ningún responsable conocido, ni, que se sepa, acciones encaminadas a averiguarlo. Por suerte las llamas no han alcanzado a los árboles y arbustos de las laderas inmediatas y se ha limitado a seguir el curso del arroyo que va parejo a la carretera.

Es fácil pensar que el fuego se ha iniciado por la quema de pastos en las tierras colindantes y se ha extendido por el abundante pasto que allí se acumula. Además de esta lacra de incendios también padece este lugar otros males como el de soportar todo género de basuras (hasta la carrocería de un vehículo permanece quemada y abandonada). Por todo ello se hace del todo preciso vigilar y atender un poco este sitio para evitar incendios, basuras y otros desmanes por el estilo.

(martes, 7 de marzo de 1989).

...árboles para la vida...