|  El Soportal          

* Plaza Mayor * Rutas Sentimentales * Pretextos * Fotografías *

Tradiciones, usos y costumbres

Regulación de la población faunística en Riofrío

En el bosque del palacio de Riofrío existían, además de las batidas propias para la caza con escopeta, otras con un fin contrario a la pólvora. Las buenas condiciones de este parque facilitaban enormemente la reproducción de venados y gamos con lo que, periódicamente, se llegaba a situaciones de sobrepoblación.

ciervospelea.gif (18739 bytes)

Esto requería de una regulación forzada o artificial para evitar los efectos de la falta de suficiente comida en algunos inviernos. Cuando la situación lo requería, los encargados del Patrimonio compraban en este pueblo el sustento de estos animales, fundamentalmente paja de algarrobas. Esta regulación se llevaba a cabo mediante el embarque en camiones de numerosos ejemplares, tarea que precisaba de hombres que realizaran en primer lugar distintos ojeos con el fin de agrupar el ganado para, después, seleccionar las cabezas apropiadas. Esta segunda tarea se hacía a mano, es decir, cada cual tenía que agarrar al ciervo con sus propias artes, sujetarlo e introducirlo en el camión.

Era una operación que precisaba de mucha maña y de mucha fuerza porque era ciertamente peligrosa. Las heridas y los golpes eran frecuentes entre quienes llevaban a cabo esta selección. Recuerda Paco de la Calle que en cierta ocasión a dos chicos de Hontoria poco expertos tuvieron que llevarles a sus respectivas casas en una situación de penosa debido a las heridas de asta que sufrieron en su mano a mano con los ciervos. La técnica para tratar de tú a tú a estos es, según nos explica, habilidad y hacer la operación una sola persona para un solo ejemplar. Valga el dato de que algunos de ellos pueden sobrepasar los doscientos kilos de peso, con cuernas que superan los ciento treinta centímetros. 

ardilla1.gif (14935 bytes)

Aun permanecen en pie las empalizadas que se levantaron a base de palos largos de pino, en la valla de la puerta de Madrona, destinadas a la reagrupación y encierro mediante el método del embudo, para su posterior embarque. La aprehensión de estos hermosos ejemplares ha servido para repoblar varias zonas de nuestra geografía, como es el caso del Monte de El Pardo, por ejemplo.

En la actualidad las relaciones de Madrona con Riofrío son muy escasas desde que se cerró la puerta del bosque que da a este término y desapareció, en consecuencia, el guarda que se encargaba, entre otros cometidos, de abrir y cerrar la verja a personas y carruajes.

(10 de enero de 1992)

...árboles para la vida...